LOADING

Follow me

Ambiente de trabajo en el que se castiga el esfuerzo
11 julio, 2013|Emprendedores

Ambiente de trabajo en el que se castiga el esfuerzo

Ambiente de trabajo en el que se castiga el esfuerzo

Lejos de la intención de ofender a los millones de trabajadores españoles, no me podéis negar que existen una serie de particularidades en ciertos ambientes laborales que hacen que la vida del trabajar que acude a su puesto feliz, agradecido y con ganas de aportar su granito de arena al crecimiento de una empresa, se vean truncados por una pesadilla de desprestigio y acoso de derribo.

Me explico.

En empresas con varios trabajadores, podemos encontrar perfiles muy diferenciados entre sí:

  • Perfil medio: El trabajador que se limita a cumplir con su trabajo, no resaltar, sin hacer demasiado ruido y se esfuerza lo suficiente como para que sus superiores lo vean como un empleado que cumple pero que no dará dolores de cabeza.
  • El ilusionado: La mayoría de trabajadores empiezan una actividad en una empresa con mucha ilusión, esforzándose y dando lo mejor de sí (algunos ni eso). La mayoría van bajando el ritmo al paso que, o bien se desilusionan de ciertas condiciones dentro de la empresa o se acomodan. Sin embargo, dentro de este perfil tenemos la rama del que toma cualquier trabajo con una ilusión innata, como si fuera algo propio y mantiene esa energía en el tiempo. Es la joya de su jefe, y no lo dejará marchar, a no ser que se le atribuyan ciertos errores de algunos otros perfiles.
  • El Sabueso: Puede llegar a ser incluso un encargado, llegando al puesto a dedo, por amistad/familiaridad con el jefe o simplemente por ser el que más años ha resistido en la empresa. Suelen rendir bastante por debajo de las necesidades de la empresa, pero se las apaña para que exprimir al resto al máximo y aprovecha su condición de privilegiado para escaquearse.Eso sí, como te esfuerces “demasiado” puede que la tome con “el ilusionado”.
    No le gusta que exista entre sus compañeros alguien que destaque en lo que hace y, especialmente, que disfrute sus horas en la empresa. Le atacará como pueda, cargándole de trabajo más de la cuenta y, a la mínima ocasión, acusarle de ciertos errores provocados o inventados por este desalmado personaje

Cuando un jefe pone a una persona encargada de un proceso, suele desentenderse del funcionamiento interno, aceptando por válidas los anotaciones que vienen de parte de su encargado. Esto puede ser un error tremendo si el puesto lo ocupa un Sabueso, que truncará la productividad de la empresa, eliminando perfiles que pueden convertirse en su competencia  y dejando el local lleno de perfiles medios.

El Ilusionado, por su lado, terminará, o bien, en una empresa que realmente los superiores aprecien la innovación por parte de sus empleados. Pero no olvidéis que muchos emprendedores tienen en su currículo uno o varios enfrentamientos con Sabuesos que no tienen piedad. Se embarcan en su proyecto, en parte, con la ilusión de crear una empresa donde las cosas funcionen como deben ser.

¿En qué perfil estás tu?

no comments
Share

Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *